Deportes

¿Romero otra vez en duda en el arco de la selección?

Puede parecer una frase hecha, pero encierra algunas paradojas: Sergio Romero es un arquero de Selección, no tanto de clubes. Su caso es extraño: pasan los Mundiales y el tema de su falta de continuidad reaparece.

En agosto de 2013 la situación era casi idéntica y Chiquito decidió mudarse del Sampdoria al Mónaco buscando más actividad bajo los tres palos. Esa ventana no se abrió. Fue suplente, como antes en el equipo italiano, al que volvió luego, como ahora en el Manchester United, al que llegó en julio de 2015.

Sin embargo mantuvo el arco de la Selección en todos los partidos de Brasil 2014, con su punto más alto en la definición por penales de la semifinal ante Holanda, rechazando los envíos de Vlaar y Sneijder que empujaron a la Selección de Sabella hacia la gran final con Alemania.

Hoy, a seis meses de la cita en Rusia, Romero vuelve a plantearse la posibilidad de un préstamo en algún club que le ofrezca minutos de juego, pese a haber renovado con el conjunto inglés hasta 2021. Y una vez más, hay un técnico preocupado por un detalle para nada menor.

La situación se repite pero los entrenadores de la Selección desde Diego Maradona, pasando por Batista, Sabella, Martino, Bauza y Sampaoli, lo siguieron eligiendo aunque expresaron públicamente su inquietud por la falta de continuidad del arquero.

¿Le mantendrá la titularidad Sampaoli? Desde México, y con continuidad en sus equipos, Nahuel Guzmán (campeón con Tigres) y Agustín Marchesín (del América, elegido el mejor arquero de la liga por segundo año consecutivo) esperan su oportunidad, lo mismo que Gerónimo Rulli (en la Real Sociedad de España). Lo concreto es que el fútbol argentino no ha producido en los últimos tiempos un arquero que les pelee el título a los mejores del mundo y que complique aún más la extraña paradoja de un Romero que no ataja en sus clubes y sí en la Selección.

La reciente eliminación del equipo de José Mourinho en la Copa de la Liga inglesa en manos del Bristol complica el panorama de Chiquito ya que, relegado al banco en la Premier y en la Champions League, y salvo eventualidades, sólo le quedaría jugar en la FA Cup: el 5 de enero Manchester United enfrentará a Derby County por la tercera ronda, con un máximo de 13 encuentros posibles si llega a la final. En lo que va de la temporada sólo jugó cinco partidos, ninguno de ellos en la Premier.

Nada de esto es novedoso. En las temporadas previas a los Mundiales, Romero sólo tuvo continuidad antes de Sudáfrica 2010, jugando para el AZ Alkmaar de Holanda, disputando 36 partidos como titular. Antes de Brasil 2014 perdió presencia en la Sampdoria y decidió buscar suerte en el Mónaco, donde apenas jugó nueve partidos.

Desde que llegó al Manchester, en 2015, tuvo más actividad en la Selección que en el club: 36 partidos contra 33 en tres temporadas.

Tan cierto es ese dato como que Romero puede convertirse el año próximo en el arquero argentino con más presencias en Mundiales y en el primero en ser titular en tres Copas del Mundo.

Hasta aquí, tras su actuación en 2010 y 2014 (12 partidos, con 9 triunfos, un empate, dos derrotas y nueve goles recibidos) está a un encuentro de Ubaldo Matildo Fillol, quien estuvo en tres Mundiales (jugó un partido en 1974, los siete de 1978 cuando fue campeón y los cinco de 1982).

A Sampaoli le inquieta la situación. Como es lógico, quiere que sus titulares lleguen con rodaje y compitiendo en ligas exigentes. Romero fue titular en seis de los ocho encuentros del ciclo, todos oficiales, y recibió apenas dos goles. Nahuel Guzmán atajó en el 6-0 ante Singapur, el segundo amistoso del proceso, y Agustín Marchesín en el 2-4 contra Nigeria, en la última presentación. Partidos menores. Contra Brasil, Uruguay, Venezuela, Perú, Ecuador y Rusia el arco fue de Chiquito. La gran pregunta es si lo seguirá siendo cuando Argentina debute en Rusia ante Islandia.

Fuente: Clarín

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top